LA VITAMINA D: SOLO MODA?

La importancia de la vitamina DLa vitamina D está de moda. Pero porque ha cobrado tanto auge?

En el año 1822 un médico polaco realizó una interesante observación clínica en niños que presentaban una deformación de sus huesos largos, que cada vez se estaba haciendo más frecuente. Se trataba del raquitismo, caracterizado tanto por deformaciones óseas producida por el peso del cuerpo, como por fragilidad de los mismos, lo que se traducía en fracturas frecuentes. (“La vitamina D”). El médico descubrió que para tratar la enfermedad bastaba con exponer los niños a la irradiación solar, con lo que conseguía que los huesos se endurecieran. Desde entonces comenzó a atribuirse a los rayos solares cualidades curativas no sólo para esta enfermedad, sino también en otras enfermedades.

Esta vitamina ha cobrado especial atención en los últimos años, hasta llegar a tener una atención tal que ya ni sabemos por qué debemos tomarla. La palabra vitamina viene de la palabra “vital-amina”, que quiere decir compuesto vital para el organismo, ya que no puede ser producido por él. Esto ya excluye a la vitamina D y la convierte en una prohormona ya que esta es producida en gran parte en las células de la piel luego de la exposición al sol y luego es activada en otros órganos para ejercer su función. (No te preocupes, si te bañas después de asolearte no “barres tu vitamina D, ya que en este proceso solo barres células muertas las cuales no sintetizan la vitamina).La vitamina D se puede obtener de limitadas fuentes alimenticias, como por ejemplo los aceites de pescado sin embargo la dieta no alcanza a suplir nuestros requerimientos, el sol es nuestra mayor fuente. Con el advenimiento de los protectores solares y el miedo al envejecimiento prematuro y el cáncer de piel la deficiencia de vitamina D cobro un matiz epidémico. Para hablar en cifras si aplicas una crema con factor de protección 30 hay una disminución de la absorción de vitamina D de un 99%, lo que explica la gran deficiencia de esta hormona en la población general ( por encima del 70%).

Antes se creía que el único efecto de la vitamina D estaba en promover la absorción de calcio en los huesos y prevenir el raquitismo en niños y la osteomalacia o desmineralización de los huesos en adultos. Estudios más recientes demuestran que tenemos receptores en todas las células de nuestro cuerpo. Entonces surge la pregunta: Porqué evolutivamente se han mantenido estos receptores en nuestro cuerpo sino es para ejercer una importante función?

Veamos sus efectos.

Salud ósea: Previene osteopenia, osteoporosis, osteomalacia, raquitismo y fracturas

Células grasas: Cuando comemos y sentimos saciedad las células grasas producen una hormona llamada leptina que nos hace parar de comer. La vitamina D influye en el adecuado funcionamiento de esta hormona y por ello su deficiencia puede conducir a ganancia de peso.

Cáncer: La deficiencia de vitamina D está asociada a ciertos tipos de cáncer como próstata, páncreas, ovario, seno y colon. Esta se encarga de actuar a varios niveles, tanto en la prevención como también en el control de células cancerígenas.

Sistema inmune: Previene infecciones, asma, enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple, la diabetes tipo 1, la enfermedad de Crohn y la artritis reumatoide.

Salud cardiovascular: Previene enfermedades cardiacas, Diabetes tipo 2, disminuye la presión arterial.

Salud muscular: Favorece la fuerza muscular

Salud neurológica: Previene la depresión, la esquizofrenia, la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Dolor: Ciertas enfermedades como la fibromialgia, el síndrome de fatiga crónica, y ciertos tipos de cefaleas están asociados a deficiencia de vitamina D.

Bienestar: Mejora el desorden afectivo causado por las estaciones, el síndrome premenstrual, el  trastorno del sueño, y aumenta la sensación de bienestar.

  • Cuáles son los requerimientos diarios?

Para adultos SIN deficiencia las dosis recomendadas son entre 2000 y 3000 UI diarias, y para niños de 1000 UI, exceptuando la exposición solar. En casos de deficiencia el médico debe aumentar la dosis y controlar nuevamente en cinco semanas. Para más información: Dr. Holick, el científico que mas ha estudiado los efectos de esta vitamina en nuestro organismo.

  • Como saber si soy deficiente?

Mediante un examen de laboratorio llamado 25OH vitamina D  se puede saber cuáles son nuestros niveles. La mayoría de laboratorios tienen un rango muy amplio de “normalidad” (entre 30-100)  el cual tiende a ser revaluado por nuevos estudios que demuestran que los niveles más adecuados son por encima de 40, y que una toxicidad por vitamina D aunque puede suceder es poco probable con una suplementación adecuada.

  • Qué hacer si mis niveles están por debajo de 40?

Lo ideal es exponer del 25 al 50% de la piel a los rayos solares entre las 10 am y 2 pm por aproximadamente 20 minutos 3 días por semana (Sin antisolar!!!). Esta dosis es variable, siendo las personas de piel oscura más resistentes a absorber los rayos solares requerirán de más tiempo para la síntesis de la vitamina.

A la hora de elegir un suplemento es ideal uno que contenga además de vitamina D vitamina K2, ya que esto impide que el calcio se deposite en las paredes vasculares y vaya al hueso.

Aunque la vitamina D es de vital importancia para todo nuestro organismo no olvidemos que es solo un factor de tantos que pueden influir en nuestro bienestar. Sin embargo corregir esta “hormona” es un paso importante que puede cambiar tu vida.

Tomado de The vitamin D solution, Dr Michael F. Holick, 2011


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s