INFECCIONES POR HONGOS: UN PROBLEMA QUE PASA INADVERTIDO

candidaEstudios recientes arrojan cifras escandalosas: Más del 70% de la población puede estar sufriendo de una enfermedad sistémica por hongos, siendo la cándida la infección por hongos más frecuente en humanos.

Cuando alguien tiene una cándida puede parecer estar muy saludable desde el exterior, pero las personas e incluso el personal de salud no advierte lo que esta infección puede hacer en nuestro organismo. Estas personas con infecciones por cándida se sienten mucho peor por dentro de lo que se ven por fuera.

La cándida puede simular un sinnúmero de afecciones, y por ello ser difícil de diagnosticar si no se hacen exámenes específicos o no se sospecha por el cuadro clínico. Existen cuestionarios que dan una idea muy acertada de que tan probable puede ser una infección por hongos.

Síntomas asociados a la infección por cándida:

  • Mal aliento
  • Distensión abdominal, gases o dolor abdominal
  • Constipación o diarrea
  • Endometriosis o infertilidad
  • Fatiga crónica
  • Cambios de ánimo frecuentes
  • Impotencia
  • Insomnio
  • Pérdida del apetito sexual
  • Insomnio
  • Dolores musculares o debilidad muscular
  • Dolor y/o edema de articulaciones
  • Pérdida de memoria
  • Flujo vaginal permanente y escozor vaginal
  • Prostatitis

.Por que son tan comunes las infecciones por hongos en la actualidad?

Estas son algunas de las causas más frecuentes. En su mayoría se deben a un sistema inmune deficiente, un desequilibrio de las glándulas suprarrenales por ejemplo por estrés crónico, y además la deficiencia de minerales que mantengan un ambiente alcalino adecuado en el organismo.

  1. Cambio en la diversidad de la flora: Los cambios de flora intestinal nos hacen más susceptibles de ser colonizados por microorganismos patógenos que alteran nuestro ecosistema intestinal y de mucosas.
  2. Uso indiscriminado de antibióticos de amplio espectro y otros medicamentos, que inducen un medio ácido en el organismo y favorecen la colonización por microorganismos patógenos como los hongos o incluso bacterias ajenas a nuestra flora.
  3. Una nutrición pobre en nutrientes: Las practicas modernas de agricultura han empobrecido los suelos, especialmente de minerales, favoreciendo nuevamente un medio ácido en nuestro organismo. Por ello, aun cuando comamos vegetales estos no tienen el mismo contenido de nutrientes que hace algunos años.
  4. Dietas de mala calidad: Estamos inundados de alimentos procesados y cargados de azucares y harinas y pobres en minerales, lo que desestabiliza la flora y disminuye la inmunidad.

Aun si se tiene un sistema inmune fuerte la infección por hongos puede estar presente. Esto se observa en personas que se sienten bien, pero situaciones de estrés como el embarazo, problemas emocionales o enfermedad leve los descompensan.

Riesgos adicionales para la salud

Además de los síntomas ya mencionados se ha asociado la infección por cándida con el autismo. Mujeres embarazadas con infecciones vaginales por cándida deben ser tratadas para evitar que el feto se contamine ya sea in útero o en el canal del parto.

Los médicos no estamos entrenados para ver la infección por cándida como una enfermedad que debe ser tenida en cuenta como un problema de salud importante. Solo nos fue enseñado a mirarla cuando la enfermedad era aguda y amenazaba con la vida del paciente, y cuando la tratamos lo hacemos con anti fúngicos de amplio espectro y si si es leve no consideramos que sea prioritario tratarla. Pero la solución es mucho más fácil: La comida es medicina.

Como tratar la cándida

  • La dieta es la clave para deshacerse del hongo. Esta consiste en una dieta libre de azúcar (incluyendo frutas), granos, gluten y caseína (proteína de la leche), ya que la cándida se alimenta de azucares.
  • Además de debe incrementar el consumo de alimentos fermentados y probióticos con el fin de alimentar el ecosistema y fortalecer la flora del intestino.
  • Suplementar con minerales que favorecen un ecosistema alcalino y sanar la mucosa intestinal con suplementos como el zinc, la glutamina, la vitamina A es también parte del tratamiento.
  • Existen también algunos compuestos de aceites esenciales que tienen propiedades anti fúngicas como el orégano, el ácido caprilico, la uva ursi, la uña de gato y el ácido undecilenico entre otros.

Lo mejor es asesorarse, pues esta dieta requiere de un tiempo prudente de al menos 30 días en los que muchos alimentos se deben restringir o incluso eliminar con el fin de poder volver a disfrutar de vitalidad y buena salud.

 


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s