Es el hígado graso reversible?

fatty-liverEn ocasiones los pacientes dicen que su doctor les ha diagnosticado un hígado graso y que por eso deben abstenerse de comer grasa dentro de su dieta. Es eso cierto? Hay una forma de revertir la enfermedad?

El hígado graso es más grave de lo que creemos. Desafortunadamente en la medicina convencional son diagnosticados diariamente muchísimos pacientes los cuales salen para su casa sin ninguna recomendación o solo una vaga idea de que es lo que sucede con su hígado. En los Estados Unidos que es donde se hacen más investigaciones epidemiológicas se sabe que afecta a 90 millones de personas , entre ellos el 17% son niños.

Si has comido alguna vez foie gras (hígado graso en francés) deberías saber que estos gansos son alimentados a la fuerza con una combinación de azúcar y almidón de maíz para inducirles esta enfermedad hepática. Esto es un equivalente a lo que sucede con nuestro hígado cuando lo alimentamos inadecuadamente. De hecho  una dieta rica en carbohidratos es la directa responsable del hígado graso.

El azúcar se convierte en grasa en nuestro hígado por un proceso llamado lipogénesis, por un proceso normal del organismo en repuesta al azúcar. La fructosa, acelera este proceso de lipogénesis convirtiéndolo en el azúcar más toxico que podemos consumir, siendo así el principal causante del hígado graso.

Que es tan peligroso del hígado graso?

Además de sus repercusiones en la inflamación, induce una resistencia a la insulina y predispone a la diabetes haciendo que el cuerpo además de depositar grasa en el hígado lo haga en otros órganos, aumentando el perímetro abdominal y por ende, la llamada grasa visceral.

Además el exceso de azucares genera un problema aun mayor incluyendo una elevación de los triglicéridos, disminución del HDL (colesterol bueno) y aumento de partículas pequeñas de LDL (colesterol peligroso que puede causar enfermedad cardiovascular)

El hígado graso aumenta además el riesgo de infarto.

La principal fuente de fructosa son la bebidas carbonatadas, las cuales son endulzadas con jarabe de maíz rico en fructosa, y su consumo es la primera causa de  hígado graso no alcohólico.

Desafortunadamente cuando la enfermedad se diagnostica las recomendaciones médicas incluyen evitar las grasas, lo cual es un gran error. Todo lo contrario! La grasa en la dieta inhibe la producción de grasa a nivel hepático. A diferencia de los carbohidratos y la proteína, la grasa no estimula al páncreas para producir insulina o estresar el hígado. Nuestro cuerpo prefiere quemar la grasa de la dieta que acumularla, a no ser que la combinemos con carbohidratos.

Si consumimos las grasas adecuadas podemos aumentar nuestro metabolismo, estimulando la quema de grasa y disminuyendo la sensación de hambre.

Ejemplos de grasas ideales son los triglicéridos de cadena media como el aceite de coco, y grasas saturadas como un buen pedazo de carne.

Si, leíste bien: saturadas. Aunque las grasas se han demonizado en los últimos treinta años, han vuelo a renacer y ya sabemos que el principal demonio real es el azúcar, aunque desafortunadamente las guías dietarias aun incluyen un 25% de azúcar en la dieta, así sea de cereales integrales, que finalmente  terminan también convirtiéndose en azúcar en nuestro cuerpo. No es lógico, verdad?

 

Como saber si tienes hígado graso?

Si tu alimentación es rica en azucares y harinas, tienes un aumento del perímetro abdominal, o mejor dicho barriguita y sientes ansiedad por el dulce es probable que tengas un hígado graso.

Una ecografía puede detectar un hígado graso, y si los exámenes de laboratorio de funcion hepática están alterados deberías tomártelo en serio. Incluso si salen normales no hay que pensar que nada está sucediendo.

 

Que hacer en caso de un hígado graso?

Hay estrategias efectivas para prevenir y revertir el hígado graso. Aquí hay algunas de ellas, las cuales en el momento del diagnóstico hay que adaptar no solo como un manejo terapéutico sino como una modificación de hábitos para el futuro.

  1. Eliminar de la dieta el jarabe de maíz rico en fructosa ( Mira las etiquetas, en ingles HFCS o High-fructose corn syrup, el cual se encuentra hasta en los aderezos para ensaladas, la salsa de tomate, las galletas, la mantequilla de maní, etc.
  2. Elimina las harinas refinadas y procesadas, incluso las harinas integrales pueden no ser indicadas, esto depende del estadio de la enfermedad, ya que también se convierten en azúcar una vez absorbidas por el cuerpo.
  3. Come grasas saludables:La medicina funcional es simple: Para sanarte quita los malo e introduce lo bueno. Adiciona alimentos antiinflamatorios a tu dieta como frutas de baja carga glicémica, vegetales, nueces, semillas, proteína animal de buen origen, aceites saludables como el de oliva, macadamia, aguacate, aceite de coco, mantequilla (no margarina) y aceite de pescado
  1. Mejora el metabolismo con una rutina de ejercicio. El ejercicio mejora la resistencia a la insulina y el hígado graso, al menos 30 minutos al día, e idealmente el ejercicio de intervalos de alta intensidad es el más efectivo para quemar grasa, así como levantar pesas.
  1. Suplementos recomendados Entre ellos están el cardo mariano, el ácido alfa lipoico, la N-acetil cisteína y el glutatión son excelentes como antioxidantes para el hígado, ya que mejoran su capacidad de  eliminar algunas toxinas y ayudan a barrer radicales libres que finalmente son los que producen el daño celular. Otros nutrientes recomendados con las vitaminas del complejo B y el magnesio.
  1. Come alimentos que ayuden a desintoxicar el hígadoComo los alimentos del grupo de las crucíferas (brócoli, coliflor, coles de Bruselas, espárragos, kale, repollo) tienen un antioxidante muy especial llamado sulforafano que además tiene poder anti cáncer. El ajo y la cebolla son comidas ricas en azufre, el cual también ayuda a desintoxicar el hígado.
  1. No olvides la proteína: La proteína en cada comida, especialmente al desayuno es de vital importancia, ya que es la base para balancear el azúcar y la insulina, controlar la ansiedad y darle al hígado el soporte nutricional para poder ejercer su capacidad de desintoxicar el organismo de manera más efectiva, ya que esta requiere de muchos aminoácidos que son componentes esenciales de las proteínas. Puedes incluir huevo diariamente o un batido de proteína al desayuno, nueces o carne de buena calidad.

 

Recuerda que necesitamos un hígado sano para proteger de toxinas a nuestro cuerpo adquiridas a través de la alimentación o el medio ambiente. Un hígado saludable nos asegura salud y energía por un buen rato.

 


2 thoughts on “Es el hígado graso reversible?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s