Es la genética un destino ineludible?

dna-drawing-and-pencil-eraserLa epigenética sugiere que nuestro comportamiento influencia la manera en que nuestros genes se activan o inactivan y este es uno de los hallazgos más relevantes de la medicina moderna en los últimos años.
La mayoría de nosotros atribuimos demasiado poder a nuestros genes y los culpamos injustamente de enfermedades y dolencias que nos aquejan, sin embargo es nuestro estilo de vida el mayor determinante de como nuestros genes se comportan a lo largo de la vida.

Lo que comemos, cuanto y como nos movemos, como restauramos nuestro sistema, asociado a como pensamos sentimos y nos relacionamos no solo con el medio ambiente sino con la sociedad es lo que en definitiva regula nuestra genética. Y estos genes terminan diciendo que y como somos. Podemos activarlos  para crear enfermedad o salud, sobrepeso o pérdida del mismo, vitalidad o fatiga.

Algunos genes nos predisponen para la obesidad, la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular, e incluso para el cáncer. Pero la predisposición no es un destino. El 90% de nuestra salud está determinada por el ambiente y como ella afecta nuestros genes. Lo que comemos, cuanto nos movemos, nuestra resiliencia de cara a situaciones de estrés y la exposición a toxinas del ambiente. No deberíamos quedarnos de brazos cruzados y esperar simplemente que nuestros genes actúen de la misma manera que lo hicieron con nuestros antecesores.
Gracias a la epigenética tenemos voz y voto y podemos buscar una forma de modificar la expresión de nuestros genes para alcanzar una salud optima con el poder de la alimentación y cambios adecuados en nuestro estilo de vida. Existen estudios en los cuales se demuestra el componente epigenético en enfermedades como el Alzheimer, la ansiedad, las enfermedades autoinmunes, la enfermedad cardiovascular, diabetes, hipertensión y obesidad.

Factores que influencian nuestro destino genético

El exposoma,  es el factor ambiental al cual nuestros genes están expuestos y son modificados, y aproximadamente el 90% de las enfermedades crónicas son determinadas por ellos.

  1. Lo que comemos. Somos conscientes de alimentarnos con comida real, rica en plantas, frutas, grasas saludables, poco procesadas? O basamos nuestra alimentación en alimentos refinados, empacados y con alto contenido de azucares? Concientizarnos en no comer chatarra es la base de la pirámide. Una ciencia de nueva aparición llamada nutrigenómica  demuestra como podemos adaptar nuestra dieta a las exigencias de nuestros genes para evitar su expresión o modularlos.
  1. Ejercicio. Aunque no podemos barrer unos malos hábitos dietarios con ejercicio, el deporte es el segundo en la cadena para alcanzar una buena salud.
  2. Sueño. La falta de sueño no solo aumenta de peso, sino que favorece enfermedades como la depresión, diabetes, dolor y enfermedad cardiovascular entre otras.
  3. Manejo del estrés. El estrés no solo afecta la emoción, se sabe que es un detonante de cascadas inflamatorias en todos los sistemas del organismo conduciendo a muchas patologías crónicas.
  4. Suplementación. Un protocolo personalizado de suplementos según la epigenética y el estilo de vida son fundamentales para una salud y prevención óptimas.
  5. Medicamentos. Muchos medicamentos tratan algunos síntomas pero interfieren con el correcto funcionamiento de otros sistemas, Por ello deberíamos hacer más conciencia de los que tomamos y si realmente es necesario hacerlo.
  6. Lo que somos. Nuestro propósito, pasión, significado y amor de convivencia, que nos hace parte del mundo y el cual le da sentido a luchar por nuestra salud y vitalidad.

      8. Y por último algo en lo que se basan gran parte de los estudios científicos de los últimos años: Nuestro Microbioma. Que es esto?. El organismo humano alberga más de 100 trillones de microorganismos, 100 veces más que nuestro propio DNA! O sea que somos simples hospederos de un sin mundo de bacterias ambientales, y al parecer estas juegan un papel fundamental en nuestra expresión genética y salud. Ya se sabe que un desorden en este ecosistema está directamente relacionado con obesidad, diabetes, enfermedades autoinmunes, alergias y cancer. El abuso de antibióticos ha conducido a un desequilibrio de este ecosistema favoreciendo la inflamación y la enfermedad. Restablecer su correcto funcionamento es tambien clave para una buena salud.


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s