El dilema del colon irritable

3D man with Intestinal problems sitting on the toilet

Cuando estudié medicina y durante veinte años pensé el colon irritable (Síndrome de inestino irritable) era uno más de esos diagnósticos que se crean para tranquilizar al paciente y ponerles nombre a sus problemas, así le digamos que sus quejas no tienen solución y deberá vivir con ellas para siempre.

Como la fibromialgia, el colon irritable es uno es de esos términos apañados por la medicina moderna para una entidad de origen desconocido que no tiene un tratamiento específico, en donde por exámenes de laboratorio no se encuentra una causa aparente y cuyo tratamiento es meramente sintomático y en ocasiones paliativo.

La medicina funcional me iluminó por otro camino. Nunca escuche hablar de disbiosis, o de permeabilidad intestinal, mucho menos de candidiasis intestinal, o de hipoclorhidria en la universidad, todos términos que de uno u otro modo pueden generar síntomas gastrointestinales teniendo orígenes, tratamientos, y lo que es más importante: CURAS diferentes.

El síndrome de intestino irritable es una condición que afecta aproximadamente a 1 persona de cada 10, y es causa muy común de ausentismo tanto laboral como escolar.

Los principales síntomas son:

  • Distensión abdominal o dolor sin identificar un alimento especifico que genere intolerancia
  • Contracciones espásticas del colon
  • Gases
  • Diarrea
  • Constipación

Algunas causas

Estos síntomas a veces son consecuencia de disfunciones que se pueden generar incluso desde nuestro estómago. Cuando hablamos de hipoclorhidria o bajo ácido en el estómago quiere decir que este posee un PH elevado (el PH ideal es entre 1 y 2), lo que conlleva a pérdida de absorción de nutrientes, entre ellos la vitamina B12, el hierro, ciertas vitaminas, el calcio, y además disminuye el poder de la orden que emite el estómago al páncreas y la vesícula biliar para secretar enzimas y generar una mejor digestión una vez son ingeridos los alimentos. Este caos genera distensión abdominal gases, e incluso estreñimiento.

La disbiosis intestinal o SIBO (Small Intestine Bacterial Overgrowth) es por el contrario una entidad que también genera síntomas gastrointestinales de todo tipo, y que debe ser tratada cuidadosamente con protocolos  minuciosos con el fin de poder reestablecer nuevamente el equilibrio bacteriano que se ha perdido ya sea por uso repetido de antibióticos, una dieta inadecuada rica en azúcares y aditivos o incluso endulzantes artificiales los cuales ya se sabe por estudios que pueden generar una alteración del microbioma intestinal (o sea las bacterias benéficas del intestino) desencadenando hasta problemas hormonales y de sobrepeso.

Nos dicen que el Síndrome de intestino irritable se debe mucho en parte al procesamiento de las emociones, sin embargo, sería importante descartar desequilibrios funcionales antes de encasillar a todos nuestros pacientes como “estresados”.

Cuál es el tratamiento del Colon irritable?

La medicina funcional individualiza según  la historia clinica y ciertos exámenes de laboratorio y pruebas que pueden ayudar a concluir que tipo de disfunción tiene el paciente, pero es claro que una dieta de eliminación durante al menos 21 días puede ayudar a identificar alimentos que pueden sensibilizar el intestino y que no necesariamente son advertidos por el paciente, pues la sintomatología se pude presentar de manera tardía ( hasta 48 a 72 horas después de haber ingerido el alimento).

Entre los alimentos que son excluidos en la dieta de eliminación están el gluten y los lácteos, además de cualquier alimento procesado o con aditivos, el maní, la soya, el café. el alcohol, etc.

Ciertos suplementos como la glutamina pueden ayudar en el proceso de recuperación y en ciertas ocasiones los usos de antibióticos incluso en forma de aceites esenciales tienen mucho poder a la hora de manejar el sobrecrecimiento bacteriano.

Los pro bióticos también son parte del manejo, sin embargo, se debe saber cuál es recomendable para cada paciente porque en casos de SIBO pueden ser incluso mal tolerados y generar síntomas gastrointestinales.

Tenemos en nuestro intestino , solo este dato nos puede llevar a una conclusión lógica: Nuestro cuerpo está dirigido en gran parte por ese ecosistema que tenemos dentro.

Lecturas recmendadas:

Alimenta tu cerebro

La digestión es la cuestión

 

 


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s